Artículo

Espuma de poliuretano en el sector automotriz

Categoría: Plásticos

Subcategorría: Otros

Ubicación: Internacional

La empresa Proseat Foam Manufacturing se dedica a la fabricación de piezas y accesorios no eléctricos para vehículos de motor. En uno de sus procesos, Proseat fabrica modelajes de poliuretano provenientes de la reacción entre isocianatos, polioles, catalizadores y aditivos. Los componentes químicos se inyectan en los moldes de aluminio calientes (circuitos cerrados de agua caliente) y, al cerrarse el molde, los componentes reaccionan entre si y se forma la espuma de poliuretano. Antes de la inyección, se colocan, en cada referencia, las inserciones correspondientes (varitas de acero, refuerzos de tejido,etc.). Al desenmoldar las piezas del molde, todas las que no han quedado de acuerdo con los criterios de calidad correspondientes pasan a ser a piezas defectuosas, de rechazo, y, por lo tanto, residuos, que en realidad es un subproducto denominado scrap.

Para que el scrap pueda ser reutilizado se somete a una trituración mecánica con molinetes, junto con emborrados textiles con los que se mezcla para obtener las piezas que se enmoldan mediante calor y presión. Estas piezas son las que se instalan dentro de los diferentes tipos de vehículos para la insonorización térmica y acústica. La materia prima que se substituye es la espuma de poliuretano (materia virgen, no residual). La empresa que utiliza el subproducto y le realiza estos procesos es el Grupo Industrial Catensa SA y se dedica a la fabricación de productos textiles para uso técnico y industrial, concretamente piezas termoconformadas para insonorizar el interior de automóviles.

Las ventajas en este caso son muchas. La mejora ambiental radica en la valorización del residuo, con lo que se evita depositarlo en un vertedero y en la reducción de la emisión de CO2 derivada de la fabricación de la espuma como materia virgen. En cuanto a la mejora económica, el uso del subproducto supone un ahorro económico, ya que la reducción de los residuos que antes se destinaban a los vertederos implica una disminución de costes para la empresa de unos 200 ? por tonelada de espuma, aproximadamente. Por otra parte, la empresa receptora consigue optimizar el coste de las materias primeras que utiliza, lo que la hace más competitiva en el mercado.